Abril/15

Escriben este mes: Andradi // Bruzzone /
/ Chevillard /Ferrero // Kohan Ezquenazi /
/ Laurencich  /Luzuriaga //Macmillen /
Negroni // Rodríguez // Vitagliano /
Seguir leyendo
PIES DE IMAGEN

Bienvenidos al tren. Mike Brodie y Dardo Scavino, por Miguel Vitagliano


Viajes en tren por Estados Unidos. Jóvenes rebeldes lanzados a la aventura viviendo a la intemperie. Mike Brodie (Arizona, 1985) fue uno de esos hobos entre 2004 y 2008. Recién había terminado la escuela secundaria cuando comenzó ese viaje de 50.000 millas escondido en los vagones de trenes de carga. Compró una Nikon F3 con el dinero obtenido como voluntario de prueba de un remedio contra la artritis. De las 7000 fotos tomadas en sus viajes, seleccionó una serie para su libro A Period of Juvenile Prosperity, publicado en 2013 por Twin Palms. El título es irónico y subraya aún más el diálogo con el ensayo de Dardo Scavino (Buenos Aires, 1964), La fuentes de la juventud. Genealogía de una devoción moderna, que Eterna Cadencia publicó semanas atrás. Irónico, porque definir la juventud como “un período” implica concebirla como un estado pasajero al que se deja atrás para acceder a la instancia superadora de la madurez, el momento previo a ser parte de la majoritas “responsable” que mira “los años locos” de la ilusoria “prosperidad” de la minoritas. Ese fue el pensamiento generalizado hasta fines del XVIII y principios del XIX, en que irrumpió, sostiene Scavino, otra concepción: la de la juventud dispuesta a alterar un orden que reconoce esclerosado. Una minoritas que no considera que su evolución será convertirse en majoritas; al contrario, asume su evolución en la búsqueda de alternativas que la alejen de ese camino.
Seguir leyendo
RELATOS

Relato inédito: Nítidos progresos, por Eric Chevillard (traducción de Corinne Ferrero)


Eric Chevillard (Francia, 1964) es uno de esos autores para los que la escritura funciona como un campo de exploración. Publicó su primera novela, Mourir m´enrhume, en 1987, y los críticos reconocieron en ella ciertos ecos de Lawrence Sterne. Desde entonces ha publicado más de veinte de libros, pero este relato es lo primero que se traduce al español.
     Desde 2007 lleva un blog, L´Autofictif, donde escribe a diario al menos dos líneas.
     Corinne Ferrero (Pau, Francia) ha realizado, especialmente para EdM, la traducción de este relato.
    El relato se publica en ambas lenguas.


Fue muy repentino. Advertí un progreso asombroso de mi inteligencia. Cuestiones atinentes tanto a la condición humana en general como al secreto de mi propia persona, y que hasta ese día ni por sombra había podido dilucidar, se esclarecieron de golpe. De golpe, accedí a una comprensión superior.
    Sin embargo, yo no había introducido cambio alguno en la conducta de mi existencia. No estaba sacando in fine provecho de un largo y paciente estudio. Y nada veía tampoco que pudiese relacionarse con las vicisitudes de mi vida. Muchos sostienen que ciertas adversidades producen efectos fulminantes sobre nuestra natural complexión, que se rasga un velo, que revelaciones íntimas se producen.
Seguir leyendo
ESCRITORES EN SITUACIÓN

FILBA NACIONAL: Olmedo, por Félix Bruzzone


El FILBA NACIONAL 2015 se realizó en Mar del Plata. Veinticinco escritores de todo el país fueron convocados a distintas actividades que se desarrollaron en lugares bien dispares: en el Museo MAR, en la playa, en los rincones de un teatro vacío, en una sala del Club de Pescadores que parecía internarse en el mar… Una de las actividades en las que participó Félix Bruzzone (Buenos Aires, 1976) fue la de escribir y leer un texto sobre algún personaje fallecido en Mar del Plata y a él le asignaron al cómico Alberto Olmedo (1933-1988)

Hay algunos monumentos a Olmedo dispersos por ahí. Uno acá en Mar del Plata. Uno en Buenos Aires. Otro en Rosario. Quizá haya más. La memoria de un pueblo casi siempre se convierte en monumento. A veces, a pesar de ese pueblo. No creo que sea el caso de Olmedo, pero por qué no dudar.
    Fuimos muchos los que no vimos las gracias de Olmedo y los que nunca dijimos qué genio. Puede parecer increíble, pero así fue. 
Seguir leyendo
MAPAS COMPARTIDOS

La marea de Las olas del mundo, por Alejandra Laurencich



Alejandra Laurencich (1963) cuenta la historia de cómo escribió su novela Las Olas del mundo, que acaba de publicar la editorial Alfaguara. Es fundadora y directora de la editorial La balandra, y publicó el volumen de cuentos Coronadas de gloria (2001), Historias de mujeres oscuras (2007), y los cuentos Lo que dicen cuando callan (2013)


(De cómo una historia de ficción tardó casi un cuarto de siglo en tomar su forma definitiva).

uando a mis 26 años me presenté en el taller de Liliana Heker para comenzar a tomar clases, ella se sorprendió por mi aspecto, según cuenta. Dice que esperaba a una vieja tenebrosa, como la que puede hallarse en la novela Rebecca, de la escritora británica Daphne du Maurier. ¿La razón? En la entrevista telefónica previa a nuestro encuentro, cuando Liliana me preguntó a qué me dedicaba, yo respondí muy seriamente que era “ama de llaves”, pues no encontré mejor definición para hablar de lo que me proporcionaba ingresos por aquella época: cuidar de la casa de una amiga que se había ido a vivir al extranjero, con la vieja tía de mi amiga incluida. Pero en ese año 91 yo tenía el pelo cortado en forma asimétrica y teñido con henna, usaba pantalones estampados, y calzaba borceguíes más cercanos a la moda punk que a los mocasines de señora mayor.
Seguir leyendo
NOTICIAS DE AYER

Incendio cósmico, por Pablo Luzuriaga


En la larga tradición de las metáforas topográficas, entre las que cuentan la caverna, el supuesto edificio de Marx y el panóptico de Bentham; se conocen las que propuso el más grande divulgador científico de la historia: Carl Sagan, en la serie Cosmos, mostró a la nave de la imaginación y al calendario cósmico como figuras para pensar al espacio y el tiempo. La nave viaja del micro al macrocosmos; la imagen visual del calendario dibuja, en el espacio de un año, la historia completa, desde el big bang hasta el día de hoy: vivimos el presente en el último instante del 31 de diciembre, justo cuando se está por hacer 1 de enero. El origen del universo aparece en el momento inmediato anterior al primer día del año cósmico. De ese modo, un minuto son treinta mil años, una hora del calendario corresponde a un millón ochocientos mil años y un segundo, a quinientos años. La historia moderna tiene lugar en el último segundo del último minuto del 31 de diciembre del año cósmico. Un cuarto de hora atrás, nos cuenta Carl Sagan, descubrimos la manera de manipular el fuego. Por fuera del año cósmico, en la Patagonia, hace apenas un mes, el 1 de abril pasado, la lluvia apagó el incendio forestal más grande de la historia argentina.
Seguir leyendo
POEMAS

Poema Inédito: “Adiós, muñeca”, por María Negroni


Con María Negroni (Rosario, 1951) sucede algo que sus lectores no dejan de celebrar: la constante sorpresa en un movimiento que nunca se apresura. En sus relatos, ensayos y poemas, la noche y el sueño son una constante que dialoga en susurros con su apellido. En “Adiós, muñeca” el susurro elige el policial “negro”, y acaso también la sala oscura de un cine.


Adiós, muñeca


                      —Shut up and deal!



se encuentran en un cruce
             entre algo que no existe
y algo que olvidaron

ella quiere saber
What is a man
Seguir leyendo
APUNTES

Eppur si muove, sobre la reciente aparición de la revista Humo, por Sebastian Kohan Esquenazi



Hace muy pocos días vio la luz una nueva revista. Una revista llamada Humo, de crónica y ensayo, cuyo primer número piensa y vive los medios de transporte, la movilidad, las estaciones, los puertos, los pueblos, los barrios, las grandes urbes y la vida del espíritu. Y todo lo demás también.

“Un Galileo viejo, barbudo y enfermo se retracta ante el tribunal de la inquisición romana de sus posturas a favor de la teoría copernicana y pronuncia, por lo bajo, la frase eppur si muove”. Esa frase es el subtitulo del título de una revista que hace pocos días vio la luz y que tiene la suerte de llamarse Humo. No todas las revistas se llaman Humo, incluso, quizás, ninguna. Y si es verdad que lo que empieza bien, termina bien, entonces esta revista no tiene desperdicio. Eppur si muove. Pero se mueve. No tengo claro aun por qué se llama Humo. El prólogo lo explica y en la presentación, que se realizó hace pocos días en la Casona de Flores, fue tema de conversación, pero aun así, no tengo claro por qué se llama Humo. Son ustedes, sin embrago y por lo tanto, libres de averiguarlo, yendo prestos a la librería más cercana a pedir por favor un ejemplar de esta joyita que se va a agotar más rápido que el humo de un Marlboro rojo.
Seguir leyendo
NOTICIAS DE AYER

100 cellos en la Biblioteca Nacional, por Alcides Rodríguez


Convocados por el cellista, director y compositor Claudio Peña, en noviembre de 2014 cien cellistas y algunos contrabajistas se reunieron en la explanada principal de la Biblioteca Nacional en Buenos Aires para ejecutar un concierto de improvisación dirigido por el propio Peña junto a los compositores y directores Martín Liut y Marcelo Delgado, especialmente invitados para la ocasión.

Esta fue la más tranquila y consciente de las convocatorias que hicimos” dice Claudio Peña, comparándola con el vértigo que envolvió las dos anteriores, en 2010 y 2013. No es poco cuando se habla de improvisación musical, sobre todo teniendo en cuenta el número de convocados. Si bien se sabe que en esta clase de conciertos los directores suelen tener una idea general de lo que van a hacer, la pregunta es inevitable: ¿cómo se dirige una improvisación con semejante ensamble, compuesto de músicos de todas las edades con grados diferentes de formación, que no se conocen, no se han visto ni escuchado nunca antes, que se han juntado tan sólo una hora y media antes de la función para ensayar una obra que nadie conoce ni sabe cómo va a sonar? Un tiempo antes del encuentro Peña envió a los cellistas un video en el que explicaba una versión simplificada del sistema de señas fonomímicas que utiliza para dirigir las improvisaciones del ensamble Arre!, un octeto de cellos creado y dirigido por él (ver EdM, Entrevista a Claudio Peña, director de Arre!, agosto de 2010). Durante el ensayo previo se acordaron códigos con los directores, se practicaron las señas y se ajustaron los últimos detalles mientras el público se concentraba en la explanada de la Biblioteca, dispuesto a escuchar un concierto que, en palabras de Peña, “brota de una simbiosis o inconsciente colectivo musical, que siempre es resultado de un proceso de música en vivo”.
Seguir leyendo
ADELANTOS

Un adelanto de Mi Berlín. Crónicas de una ciudad mutante de Esther Andradi


La escritora y periodista Esther Andradi, asidua colaboradora de EdM, llegó a Berlín en 1983 y se quedó durante más de veinte años, viviendo como corresponsal extranjera. Mi Berlín reúne una serie de crónicas que ha ido publicando en distintos medios a través de los años. “El hundimiento de ´Amor´” se publicó en Diario Expreso, de Perú, en 1983. Crónicas sobre la vida cotidiana, sobre las cosas que los ojos huelen y los oídos miran pero que corren fugaces al olvido. En aquellos días, con la Guerra Fría en todas partes y el Muro ante los ojos, la ciudad de Berlín, cuenta Andradi, “no tenía ningún interés para los medios de comunicación. Para mí sin embargo fue un destino privilegiado: en menos de veinte cuadras a la redonda sentía respirar la historia”.
   Mi Berlín. Crónicas de una ciudad mutante ha sido publicado por el sello español Mirada Malva.

El hundimiento de “AMOR”

Aunque suene a nombre de gaseosa, el Spree es antes que nada uno de los ríos que surcan Berlín. Y como la naturaleza nació antes que la geopolítica, resulta que este río se cruza y regodea en mil meandros de un lado al otro. Quiero decir de Berlín Occidental a Berlín Oriental que son algo así como "dos en uno", según diría una propaganda. Pero aquí la cosa es más complicada, porque el Spree pertenece a la República Democrática Alemana -(RDA)- y para que los berlineses occidentales tengan derecho a usarlo, la República Federal Alemana -(RFA)- debe pagar una especie de cuota anual a la RDA. Algo así como un alquiler, pero que no es tal, porque si una alquila una casa, el dueño no tiene derecho a usarla, pero con el Spree sí. Entonces puede ser que una vea dos barquitos berlineses -con diferentes banderas, claro está- surcando las mismas aguas, pasando bajo los mismos puentes... Cosas de la fantasía geopolítica, corriente tan imaginativa que deja corta a la literatura.

Seguir leyendo
APUNTES

Palabanzas, por Daniel Macmillen


  “No se puede discutir con una canción” 
Maurice Bloch 

En política las palabras suelen compartir el destino de las personas. Algunas son cortejadas y lisonjeadas todo el tiempo, otras sufren diversos grados de desgaste, y otras son penadas con el exilio.

El poder se aferra a la palabra. Imponer vocabularios es, en parte, imponer la realidad.

La trascendencia política de los términos no es un descubrimiento moderno. En Las Analectas, el alumno Tzu-lu le pregunta a Confucio qué sería lo primero que haría si tuviese la oportunidad de gobernar. El maestro responde: “rectificar los nombres.”

Desde la antigüedad hasta nuestros días, el poder siempre busca el servicio de los rectificadores de nombres. Orfebres del idioma, ellos movilizan metáforas y metonimias, forjando discursos y comunicados para construir glosarios oficiales.
Seguir leyendo
 Febrero/15

Escriben este mes: Bener /Bonifatti /
/ Consiglio // Devia // Ferrero // Greco /
Luzuriaga // Rivero // Rodríguez // Ronsino /
/ Scavino // Vitagliano /
Seguir leyendo
PIES DE IMAGEN

Dos hojas secas de malvón, por Jorge Consiglio


La cabeza de Samuel Becket se parece a la de un ave de presa. Tiene la misma expresión que la de un Águila Real, por ejemplo. Su nariz, filosa y puntiaguda, se asimila al pico, que en el águila es particularmente grande, poderoso y agudo: lo usa para desprender la carne de su víctima, para desgarrar, para revolver las entrañas. Los vincula también la economía extrema que les pule los rasgos. No hay espacio —quizás sea mejor decir no hay tiempo— para que el tramado de músculos y tendones pierda tensión. Lo que termina por imponerse, lo que siempre decide es el hueso, que subterráneo y elemental, ejerce su potestad. Es sabido: en lo óseo hay ambición de perpetuidad. Es materia dura que, por su aspecto mineral, discute con la degradación física, por eso toma distancia de lo inmediato. Los gestos —emisarios de lo espontaneo— son, precisamente, lo inmediato.
     La cara de Beckett, con su higiene rabiosa, con su gravedad, esquiva el artificio; sortea las demandas colectivas y se erige en la atalaya de la alteridad. Esta torre no tiene relación con la soledad ni con las alturas; el rigor es su marca, su único signo. La cara de Beckett es una escena de ángulos —conté ocho—, es un complot, un armazón de puntos de fuga. Puro alambre. En su semblante no hay una sola recta que no se proyecte hacia un lugar de confluencia en el infinito. Es su forma de resistir, su manera de anclar los detalles que la mayoría pasa por alto. Lo que se nota enseguida es que toda la geometría confluye en los ojos, que son los mismos que los del Águila Real, atentísimos a un objetivo, certeros: aunque resulte contradictorio, disparan una mirada que abarca el mundo entero y su danza, por eso —como el fin es tan vasto— representan una paradoja, son tan concentrados que dispersan. Y con la dispersión se filtra la ambigüedad. Beckett deja de ser uno, es —de alguna manera— todos los posibles. Imagino algunos.
Seguir leyendo
ESCRITORES EN SITUACIÓN

Charlie, El Tío Bernard y Houellebecq contra el supermercado del mundo, por Miguel Vitagliano



Dos mujeres discutían acaloradamente en un quiosco de revistas, trataban de dirimir quién debía ser la propietaria del último ejemplar de Charlie Hebdo, publicado la semana siguiente del atentado. Eso sucedió en Bordeaux, pero escenas parecidas se vieron ese miércoles en toda Francia. Los ejemplares no daban abasto, se había anunciado la tirada de un millón que no llegó a concretarse a tiempo. También hubo un robo de doscientos ejemplares; una apuesta al sobreprecio de la reventa. En definitiva, el famoso poema de Paul Eluard parecía volverse realidad en esos días, porque en los cuadernos de escuela, en las calles, en las vidrieras de los negocios, en los autos que pasaban se veía escrito “Je suis Charlie” (“Yo soy Charlie”). No faltaron quienes pretendieron fabricar tazas y remeras con el lema; es más, el Instituto Nacional de la Propiedad Industrial recibió en diez días 120 solicitudes para convertir “Je suis Charlie” en una marca comercial. Una forma de sacar provecho de la genuina conmoción y confundir la libertad que reivindicaba el lema con la libertad de mercado. Algo frecuente en estos tiempos. El Estado francés, por suerte, declaró que no aprobaría ninguna de esas solicitudes.
Seguir leyendo
MAPAS COMPARTIDOS

Palabra: “Democracia”, por Dardo Scavino


emocracia significa soberanía del pueblo, es cierto. Pero los griegos no entendían este vocablo como lo hacemos nosotros. En democracia, para nosotros, el pueblo se gobierna a sí mismo. Los griegos pensaban que gobernaba a los otros: a los nobles, los metecos, los esclavos. Los griegos conocían un gobierno de sí. Lo llamaban enkráteia. Pero no lo aplicaban a los pueblos sino a las personas. Había personas que se gobernaban a sí mismas. Otras, no. Entre estas últimas se encontraban los niños, los locos y las mujeres. Tenían que vivir entonces bajo la tutela de las primeras. Un pueblo, en cambio, no podía gobernarse a sí mismo. Porque un pueblo no era una persona. Ni siquiera era una unidad. Pueblo era sinónimo de multitud o de gran número por oposición a los “pocos” del régimen oligárquico. Había un gobierno de uno solo pero era, como todos saben, la monarquía.
Seguir leyendo
NOTICIAS DE AYER

Napoleón novelista, por Alcides Rodríguez


Afirman los biógrafos de Napoleón Bonaparte que su adolescencia y juventud estuvo dominada por una pasión irreprimible: la lectura. Era capaz de pasar horas leyendo. Tomaba abundantes notas de todo lo que leía y no dudaba en utilizar sus magros ahorros para comprar libros. Según su hermano José, en 1786 volvió a Córcega acompañado de un baúl lleno de obras de Plutarco, Platón, Cicerón, Tito Livio, Tácito, Montaigne y Montesquieu, entre otros. La Historia, en especial la del mundo antiguo, absorbía buena parte de su atención: sus cuadernos están llenos de datos sobre Egipto, Asiria, Babilonia, Persia, Atenas, Esparta y Roma, entresacados de los clásicos y de los populares libros de historia de Charles Rollin. De otros autores tomaba notas sobre historia francesa, inglesa, árabe, prusiana y florentina (para éstas últimas se valía de la Historia de Florencia de Maquiavelo). Los libros de Buffon lo introdujeron en la historia natural y los clásicos de la literatura francesa llegaron cuando estudiaba para artillero en la Escuela Militar de Brienne. Sus cuadernos siguieron creciendo, alimentados con notas y citas extraídas de Corneille, La Fontaine, Bossuet, Fénelon, Racine, Rousseau, Voltaire y Mably.
Seguir leyendo
APUNTES

El hombre que no podía parar de contar historias, por Martín Greco



Y cuando la muerte llegue
y pregunte qué tengo
para comprar la felicidad,
diré que tengo la libertad
de soltar al Amor...
Carlos María Caron, Anatonia, 1965.

Ha muerto Carlos María Caron (Azul, 1935 - Buenos Aires, 2015), escritor, periodista y crítico de arte, que fue parte de la tumultuosa generación del 60.
    Más allá de estas circunstancias, perteneció a la misma estirpe de autores de Oliverio Girondo, Macedonio Fernández, Boris Vian, Spencer Holst y Augusto Monterroso. Es este último, creo, quien divide a sus colegas entre los que son “gato por liebre” y los que son “liebre por gato”: los primeros nos engañan con falsas profundidades, ceños adustos y oropeles pedantes; los segundos dan más de lo que anuncian y esconden con pudor o con humor esas verdades que no sabíamos que sabíamos. Caron fue, sin duda, liebre por gato.
     Fue, además, el último de los socialistas y el último de los surrealistas.
Seguir leyendo
RELATOS

Relato: "La olla" de Yiğit Bener (traducción de Corinne Ferrero)


El escritor turco Yiğit Bener nació en 1958 en Bruselas, casi por azar. “La olla” es lo primero que se conoce en castellano del autor, y EdM tiene el orgullo de publicarlo también en turco y francés. El cuento pertenece a la colección Oteki Kabuslar (2009), su primer libro traducido al francés. Yiğit Bener ha publicado cuatro novelas, colecciones de relatos, ensayos, entre las que se destaca su versión al turco de Voyage au bout de la nuit de Louis-Ferdinand Céline, que recibió en Estambul el premio a la mejor traducción en 2002. En 2015 la editorial Actes de Sud publicará su novela Le Revenant.
    “La olla” es tan sutil como exquisitamente ambigua.
     La traducción del francés fue realizada por Corinne Ferrero, especialmente para EdM.

El agua está hirviendo. Ya puedo desahogarme: total, poco queda para que empiecen a decorticarme y comerme.
    Si yo hubiera sido de color marrón, o incluso negra como el carbón, igual que mis primos del continente, ¿les parece que me hubiera sucedido eso? ¡Qué tabú! A ellos no hay quien se les acerque. Y no me vengan a decir que algunos sí se los comen. Ustedes nunca los probaron, si lo sabré yo.
Ser o no ser comido… Vivir o morir… Es frágil la frontera: una simple cuestión de color, de raza… ¡Discriminación!
Seguir leyendo
ESCRITORES EN SITUACIÓN

La identidad literaria de Harry Potter: Crónica de una lectura con mis hijos (Parte 2), por Karina Bonifatti


Karina Bonifatti, la autora de Las voces de los clásicos en Harry Potter (Biblos, 2011) insiste en demostrar que en un libro puede entrar toda una biblioteca, y en una madre todos los libros por venir para inventar nuevas familias políticas.
      ¿Será por eso que todo acto de lectura es político? ¿Será porque inventa relaciones que antes parecía que no estaban?

La trama de los libros de JKR se origina en un momento clave: el descubrimiento del secreto familiar sobre la “auténtica identidad” del protagonista, verdad que sus tíos, los Dursley, le han ocultado durante once años. ¿Es este argumento sobre la identidad de Harry Potter una representación del propio proceso constructivo de la saga? “Lo estaba inventando, pero parecía que estuviera haciendo una investigación”, responde la autora cuando Lindsey Fraser, en J.K. Rowling vista por J.K. Rowling (Barcelona, RBA Libros, 2001, reproducción de una entrevista realizada por Lindsey Fraser a la autora de Harry Potter; traducción de Carmen Aguilar), le pregunta si puede contar el proceso que sigue para escribir.
      Recuerdo perfectamente cuando, en ese mismo libro, mi hija encontró esta otra declaración de JKR: “Aquel primer libro que escribí a los seis años era un auténtico plagio” (pp. 22-23); porque otra vez Lockhart, el escritor despreciable de la serie, salió a la luz en nuestras conversaciones… Yo estaba un poco indignada, tontamente indignada:
Seguir leyendo
MAPAS COMPARTIDOS

Sobre la Feria del Libro de Guadalajara 2014: Una crónica jalisciense, por Giovanna Rivero


¿Qué hace un escritor en la Feria del Libro de Guadalajara? Entrevistas, paneles, conferencias; sí, sí, pero además de eso, ¿qué hace antes y después?, ¿deja de ser escritor, lo es de otro modo o empieza a serlo? La escritora boliviana Giovanna Rivero comparte sus experiencias en Jalisco.

o que hace la experiencia de la FIL Guadalajara conmigo es fortalecer ese músculo terco, “hueco y piramidal”, llamado corazón. Y lo digo en ambos sentidos: el metafórico y el literal. El “monstruo político”, como dice Antonio Negri refiriéndose a las multitudes, me conmueve hasta el punto de que, en algún momento, mientras fluyo con la gente por los pasillos del campo ferial, siento que lo mejor de todo es justamente eso: sumarse, mimetizarse, ser el Gran Uno, desaparecer. Lo cual es un lujo, tomando en cuenta que la sustancia que circula por esas venas abiertas del evento tapatío es joven, desesperantemente joven.
Seguir leyendo