NOTICIAS DE AYER

Borges y el ruso, Mariano Lescano



El tema del doble fue pensado por los rusos. Dostoievski es citado por Borges en el cuento donde se encuentra consigo mismo en versión joven. Uno y otro se miden a la distancia. El viejo, consciente de la situación dual, procura demostrar su identidad. El joven descree, las pruebas sobre la subjetividad compartida no pasan la hipótesis de que el viejo pueda ser parte de un sueño. Entre los libros que el joven tiene en su armario, el viejo sabe que se encuentra el Sartus Resartus (1833) de Carlyle. El joven dice estar preparando un libro de versos que se titularía Los himnos rojos o Los ritmos rojos.
     El Sastre remendado o Sastre zurcido es una novela enmarcada. El autor tiene el papel de editor de las teorías de Diógenes Teufeldsdröckh (“Hijo de Dios Bosta del Demonio”). Se trata de una filosofía de la ropa: las ideas y las instituciones pasan de moda como la ropa; si no las cambiamos, bien podemos hacerle arreglos, remiendos.

“Pero, abandonando esta región crepuscular, Teufelsdröckh se precipita a la torre de Babel para seguir la dispersión del género humano por todo el globo habitable. Caminando a la luz de las investigaciones orientales, pelásgicas, escandinavas, egipcias, otaheitianas de todo género, se esfuerza por darnos en forma comprimida un Orbis Vestitus (como los Nurnbergers dan un Orbis Pictus): o sea una revisión de los trajes del género humano en todos los países y todos los tiempos” (de la traducción de Marciano Guerrero del Sartus Resartus, Th. Carlyle)

El profesor Teufeldsdröckh es de Weissnichtwo (“No sé donde”), tierra de nadie, en Alemania, que podría estar en el medio entre la Ginebra del viejo Borges, en 1969, y el Cambridge del joven Borges, en 1919. El espacio inexistente que reúne a los dobles en la literatura.
     El fanatismo empieza donde se pierde todo respeto por el enemigo. El entendimiento para Bajtín, siempre es una respuesta a algo que ya ha sido dicho. Como cuando uno cambia y ya no es el mismo.

Mariano Lescano,
Rosario, EdM, enero 2016
Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada