PIES DE IMAGEN

Dos días en la vida. Fotos sobre el Encuentro Nacional de Mujeres, por Florencia Angilletta


Foto: www.manifiesta.com.ar
Entre los muchos motivos por los cuales las marchas de los Encuentros Nacionales de Mujeres (ENM) son tan fascinantes hay uno que impacta más. Es el geográfico. ¿Qué es marchar? ¿Para quiénes marchamos? ¿Cómo solemos marchar? La mayoría de las marchas a las que hemos asistido ocurren en el centro de las ciudades, por sus avenidas, alguna plaza principal, y sobre todo rodeando las dependencias públicas. El recorrido afectivo de la marcha del ENM no se juega tanto en el peso de los lugares emblemáticos a los que se dirige –como sucede en las típicas manifestaciones porteñas a Plaza de Mayo o al Congreso nacional– sino en la caminata por un lugar. Caminar de verdad. Marchar por Trelew fue marchar por una Patagonia profunda, un poco dulce y un poco desolada, sus barrios de casas bajas, el ladrido de los perros, la hora del regreso. Tierra atravesada por las heridas de la conquista, punta de lanza de nuestros feminismos latinoamericanos. ¿Qué fue estar ahí, realmente estar, más allá de corear “plurinacional”? Algo de una eclosión, cuando cae el sol, que surca una calma. O un modo. Muchas trelewenses miraban la marcha desde sus ventanas, algunas subían a la terraza, otras hasta abrían la puerta y salían a la vereda.

       Como si alguna vez no todo fuera tan evidentemente generacional, un surtido de fotos circularon por las redes sociales y acoplan estas palabras. Son las de las más niñas, y las de las más grandes. Un arco de tiempo vestido de verde. Muchas marchamos con la Campaña por el Derecho al Aborto legal, seguro y gratuito, la bandera que ha atravesado este año. Mientras caminábamos, varias compañeras salían de las columnas y se acercaban a estas mujeres que estaban en sus casas. Les daban el pañuelo característico de la Campaña, sí, aunque nos estábamos dando mucho más. Las demás seguíamos en la columna y cantábamos: “Mujer, escucha, únete a la lucha”. Fue una conversación caminando. Fue política de a pie. “La lucha va a ser de todas o no va a ser”.
     
foto que circuló por las redes
“Algo cambia en cada mujer que participa”. Justamente, la Campaña tuvo su antecedente histórico en los talleres de los ENM de 2003 y 2004. Hay otra foto que no está acá, pero muchas vimos, la de Nina Brugo, referente histórica de la Campaña y de los ENM. La noche del viernes Nina llegó al bar del Hotel Touring –clásico de Trelew– donde estábamos las primeras que habíamos aterrizado o desembarcado en la ciudad. Cuando ella entró, el bar trinó en un aplauso. Una heroína radiante, fresca, contagiosa. Nina ha participado desde el primer ENM en 1986. Los Encuentros se realizan hace 33 años en distintos puntos del país, conforman esta experiencia mundial y continental en la que mujeres de distintas pertenencias (económicas, partidarias, identitarias, sociales –“el Encuentro somos todas”–) se reúnen durante un fin de semana. Con los años se han ido sumando otras actividades e inscripciones, aunque la arquitectura estructural de los Encuentros son los talleres: pequeñas asambleas –con sus tensiones, sí, pero en especial con sus desafíos– y la marcha.
   
foto que circuló por las redes
 Éste último ENM pudo reinstalar la gran demanda por la Ley de interrupción voluntaria del embarazo (IVE). Ahí se superponen otras fotos: para muchas, nuestra última foto era agria, en la noche del 8 de agosto, cuando el Senado rechazó la ley. El año no había terminado ahí: en Trelew volvió a corearse “aborto legal en el hospital, aborto legal en cualquier lugar”. Ésa es la fuerza de lo instituyente que nos nuclea. Una lucha que no cabe en una foto, tampoco, como si cualquier imagen guardara algo de esos paisajes naturales extraordinarios y de esa historia argentina sangrienta a la vez. El próximo ENM será en La Plata, ciudad capital de la provincia de Buenos Aires, gobernada por primera vez por una mujer. La última vez que un ENM se realizó en La Plata fue en 2001. El año próximo probablemente tenga lugar dos semanas antes de las elecciones presidenciales. Están dadas las condiciones para que sea el ENM más convocante de su historia. Es hacia y es entre. 2019, allá vamos.

Florencia Angilletta
Buenos Aires, EdM, octubre 2018
Imprimir

No hay comentarios:

Publicar un comentario